Creer, es la peor ignorancia


Decidimos creer, para hacer frente a nuestros miedos y angustias  más profundos. Desde el nacimiento, nuestros padres, los adultos, la religión, los partidos políticos, las autoridades, nos enseñan la fe como medio de escape de la realidad, para tranquilizarnos.  Así, la creencia se convierte en nuestra droga, nuestro calmante, nuestro trozo de miseria al que nos aferramos y que nos hace llegar a ser aún más dependientes.

Poco a poco nuestro condicionamiento se hace múltiple y distorsiona nuestra aprendizaje de la vida, falseándola, y de esta forma, heredamos no sólo el conocimiento y los valores de nuestros padres, de nuestros maestros y de la sociedad, sino también sus miedos, sus incertidumbres, sus errores, sus buenas y malas creencias, sus supersticiones o su infelicidad, y muchas veces, su ignorancia, la cual  se perpetúa así a través de generaciones.

Creer, se convirtió en seguro de todos los riesgos, y por tanto, necesitamos un nuevo pensamiento sano, una emoción saludable, para poder liberarnos de las garras de las creencias falsas, que nos bloquean siempre en unas falsas certezas, algunas de las cuales, son despreciables

Creer, conecta al humano a la ilusión de lo que no es; lleva a elegir el peor fanatismo; crea las peores mentiras; genera las falsas bondades como la caridad y la generosidad manipuladora; crea el orgullo, el deseo de superioridad, el deseo de ser o de parecer como…   Creer,  genera el espíritu de competición , el deseo de tener más, de manipular al otro.. Creer, encierra en conceptos erróneos, destruye el deseo de progresar, quita las ganas de hacer por sí mismo, encadena a falsas esperanzas.

Creencia y manipuladores van unidos, ya que estos últimos, utilizan el poder de la primera, para asegurar su propio  poder, convirtiéndose en los peores contaminadores de nuestra inteligencia, de nuestras formas de ser, y muchas veces, haciéndonos incapaces de progresar, de aprender, de estudiar, de evaluar  de seleccionar y de actuar naturalmente.

Sólo una educación liberada de todas las falsas creencias, puede desarrollar una inteligencia crítica, hacer saber lo que es la verdad,  dar la capacidad de enfrentarse a su propia realidad y a la realidad colectiva,  ofreciendo la posibilidad de utilizar este nuevo conocimiento adquirido,  para cumplir con el legítimo deseo de vivir mejor,  tanto individual como colectivamente . Sólo las bases de esta nueva forma de educación serán, incluso en un futuro lejano y en unas cuantas generaciones, las que aportarán una realidad de cambio, para ofrecer un futuro sostenible para nuestra civilización.

¿Quién compartirá  este ideal y actuará de esta manera, ahora que sabemos y que hemos aprendido, a no solo creer sin dudar de la intención y del origen de la creencia?

Mañana será otro día…  ¿vendrá acompañado de otra realidad posible?

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

%d blogueurs aiment cette page :