No hay que dejar matar el sueño


Es por prohibición del sueño compartido que se muere toda civilización, y que se acaba todo gobierno mal inspirado; no hay que matar el sueño del humano, o se puede producir lo peor para el hombre y su sociedad.  El sueño compartido, es una necesidad vital de supervivencia, que los políticos no deben nunca olvidar.  Muchas consecuencias trágicas y grandes revoluciones de la historia, han demostrado que esto, generalmente, lleva a un fin del reinado de los tiranos en el poder.
Todos tenemos la capacidad de hacer realidad nuestro deseo humano con el sueño.  La realización de nuestros mejores proyectos, depende principalmente, de la perseverancia que te hace realidad el sueño de una vida mejor.  Es también el sueño, lo que hace nacer la necesidad de actuar.
Soñar, es también compensar la dureza de la vida, elaborando una nueva esperanza, y como escribió Paulo Coelho, “sólo una cosa puede hacer imposible el sueño, el miedo al fracaso”.   En el tema, me gusta esta palabra africana de Malí, que dice, “el camino más corto para ir de un punto a otro, es siempre el sueño”.  Y pienso, como Christiane Singer, escritora suiza que murió de cáncer, “la persona que no deja a la realidad apartarse de su sueño, es el verdadero sabio”.
El sueño puede parecer sólo un punto de vista, creado por un deseo consciente o inconsciente de la mente.  De hecho, es mucho más que eso; es el filtro más útil de la imaginación para concretar todo.  También es el motor más potente, a nuestra disposición, para seguir adelante y hacer frente a los principales desafíos con que nos enfrentamos en la vida.  Cada ser humano, ha tenido por lo menos, un sueño que cambió su vida.
Si los políticos recortan esta posibilidad humana de avanzar y sobrevivir; de progresar, están cometiendo el más grave genocidio ético del pensamiento.  Se convierten en traidores de sus funciones, las más honorables, que son estar al servicio de todos los ciudadanos para mejorar las condiciones de vida y, todavía  más, cuando legislan para eliminar o reducir los derechos adquiridos democráticamente.
Frente a las negativas intenciones políticas que florecen en diferentes partes del mundo, ha llegado el momento de resistir individualmente con todas nuestras fuerzas; no debemos dejar matar el sueño.  No hay mejor receta para el ser humano, que la de tener un sueño por cumplir.  Todo lo que fue un éxito, lo mejor construido, lo más hermoso, lo excepcional, fue precedido siempre, por un sueño.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

%d blogueurs aiment cette page :