Incentivar nuevas formas de vivir juntos, oponerse, sobrevivir o resistir


Carta abierta a los españoles,

La conquista de la dignidad humana, es permitir a cada uno de nosotros ser útil en la vida, en la familia, en el trabajo, en la sociedad, teniendo los medios imprescindibles que permiten vivir una existencia lo más normal posible. Eso, está escrito en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y para los progresistas, debe ser, la misión más honorable, que debemos tener siempre en la mente, que ilumine todas nuestras acciones.

Nuestros adversarios políticos, están destruyendo poco a poco, todo lo que  habíamos conquistado con luchas muy duras, mucho sudor y a veces con la sangre de nuestros antepasados. ¿Cómo resistir? es la cuestión de hoy.  Claro que, podemos indignarnos, salir a la calle y gritar nuestra rabia y decepción, oponernos, con todos los medios democráticos que ofrecen las leyes a nuestra disposición; todo eso sirve de poco, cuando democráticamente, nuestros opositores tienen todos los poderes políticos.

Ahora, ¿qué vamos hacer?  Para mi, la solución es, la de empezar de nuevo a redescubrir las virtudes de la solidaridad, e incentivar nuevas formas sociales de convivencia y respuesta a los problemas de nuestro tiempo.  Cada ser humano, tiene sus cualidades y sus conocimientos, que pueden servir a los otros.

Nuestros adversarios políticos, quieren destruir la educación ciudadana. Todas las agrupaciones o grupos de inspiración progresista del país, podemos transmitirla de manera concreta, incluyéndola en nuestras actividades. En todos los tiempos, el conocimiento, es la clave para tener la mente critica suficiente, para no aceptar el regreso al obscurantismo de unos malos ideólogos, que piensan, que revivir el pasado, es la solución a todo.

Ellos, quieren privatizar muchos servicios públicos; frente a esto, lo que podemos hacer es, incentivar empresas sociales o cooperativas, para ofrecer esos servicios y crear nosotros mismos, nuestros empleos.

Ellos, quieren dejar en casa a las mujeres, para no tener que financiar las ayudas entre las generaciones;  igualmente, frente a esta situación, lo que podemos hacer, es crear un banco de tiempo, fomentar ayudas entre vecinos y generaciones, y otras iniciativas sociales simples, para facilitar las relaciones ciudadanas y la autoayuda local, como la entreayuda de conocimientos (banco del tiempo), los jardines solidarios, la creación de bancos de alimentos con productos locales y del comercio justo, los mercados de productos de segundo uso, el automóvil compartido, etc..

El momento es ideal para cambiar de rumbo, y la crisis, será así una real oportunidad para repensar el vivir juntos, en buena inteligencia, y con la convivencia necesaria entra generaciones, tanto los que poseen conocimientos, como los que quieren aprender; aportando  nuevas esperanzas de una vida mejor y solidaria,  tangible para todos.

No es el momento de lamentarse, de oponerse a todo, de gritar en la calle.  Es el momento de reaccionar y ponerse cada una y cada uno a trabajar, según sus fuerzas, su tiempo disponible, sus competencias y su buena voluntad, para hacer de estos tiempos, una nueva fuente de mejores calidades de vida; más agradables para todos y para las nuevas generaciones. Para ofrecer a cada joven, el derecho de encontrar un trabajo y una forma de vivir, en una sociedad más justa, igualitaria y compartida.

No es el momento de creer que el adversario político de la derecha, hará algo que vaya contra su ideología, tienen otros intereses; ni que alguna divinidad o dios vaya hacer las cosas imprescindibles por nosotros. Es el momento de trabajar juntos para cambiarlo todo, poco a poco, y de manera solidaria; no podemos continuar viviendo con sufrimiento individual, solitario y discretamente, cada uno en su hogar.

Es el momento y el tiempo de la solidaridad compartida y activa.

2 responses to this post.

  1. “Si bien es cierto que en todas las mediciones vamos adelante de nuestros adversarios, razón de más para no confiarnos…”.

    Répondre

  2. Y además, impulsaron un sistema de castas en donde solo ellos, como en la pretérita Nueva España, podían gobernar. Despreciaron el talento de millones de jóvenes que han tenido que irse, crearon pobreza y hambre. Hambre que solo se quita con un millón de dólares de droga. Dejaron al pueblo sin opciones y el pueblo se ha rebelado. Pero como no había conciencia, porque nosotros vivimos idolatrando al pasado, el pueblo prefirió irse a la barbarie. EL RESULTADO ES TRÁGICO, BALAS, MUERTES, ASESINATOS, VIOLACIONES Y LA DEVALUACIÓN DE LA VIDA MISMA. Creo que ya es hora de que nuestros adversarios sepan que están equivocados. Creo que como en los grandes momentos de la historia, éste es el punto de quiebre. No podemos darnos el lujo de mirar a otro lado, mientras nuestro país se desmorona a pedazos.

    Répondre

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

%d blogueurs aiment cette page :